Tarjeta 1 / 9

¿Qué está pasando en Libia?

En el 2011, Libia experimentó una serie de protestas, que resultaron en el derrocamiento del dictador Muamar Gadafi –quien estuvo cuarenta y dos años en el poder. Gadafi y los rebeldes a su gobierno pelearon una guerra civil de seis meses, que dejó un saldo de más de 30,000 muertos y 50,000 heridos. Los rebeldes ­–con el apoyo militar de una coalición formada por Estados Unidos, Francia e Inglaterra­­– derrocaron y asesinaron a Gadafi el 20 de octubre del 2011. El pueblo libio luchó para terminar con la dictadura, pero hasta el 2015 el país no logra definir a un gobierno democrático. En estos cuatro años se realizaron tres elecciones democráticas para elegir a las autoridades representativas de Libia y definir el sistema polítco del país. Pese a estos intentos las autoridades han fracasado en conseguir estabilidad en el país que se encuentra dividido por dos grupos de milicias –Operación Dignidad y Atardecer Libio– que se pelean por el poder de Libia.

Libia está en una espiral de violencia; en el país existe el uso indiscriminado de armamento militar, abducciones y matanzas. Desde la salida de Gadafi los grupos de milicias rodean las calles; los apagones eléctricos son frecuentes; los negocios no prosperan; la recaudación petrolera –el mayor recurso económico– disminuyó en más del noventa por ciento. Cerca de tres mil personas han muerto y aproximadamente cien mil han huído de Libia. En este panorama caótico, ISIS –uno de los grupos terroristas regionales más sangrientos de nuestra época– se ha tomado un pueblo del país lo que representa una amenaza terrorista dificultando aún más una posible solución para el conflicto.