Tarjeta 1 / 4

¿Por qué Estados Unidos ataca a ISIS?

En agosto del 2014, el presidente estadounidense Barack Obama anunció que su país volvería a intervenir militarmente en Irak para frenar la expansión del grupo extremista denominado Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), y “defender a la población no suní de Irak de las sistemáticas violaciones a sus derechos por parte del grupo extremo yihadista”. La operación comprende una serie de campañas de bombardeo aéreo para destruir los centros de inteligencia y armamento militar de ISIS, para debilitar y expulsarla de las fronteras iraquíes hacia el autoproclamado Estado de Islam, un territorio ubicado entre Irak y Siria –pero sobre el cual no tienen derecho ni soberanía–, que es controlado por ISIS.  

El Departamento de Defensa de Estados Unidos considera que ISIS es una amenaza directa a los intereses y la seguridad de su país, de acuerdo con el reporte de seguridad presentado a la Casa Blanca en julio de 2014. ISIS considera que la destrucción de Estados Unidos es una misión religiosa. La campaña militar en su contra cuenta con un 62% de aprobación en Estados Unidos, de acuerdo a una encuesta realizada hecha por el Departamento de Comunicaciones de la Casa Blanca en septiembre de 2014. Para el partido Republicano –opositor del gobierno de Obama–, es una decisión que se tomó muy tarde y que ha permitido a ISIS fortalecerse, de acuerdo a las declaraciones de James Richardson, portavoz de ese partido. El ataque militar comenzó el 19 de agosto de 2014. Hubo 17 campañas aéreas en las siguientes cuatro semanas, y aunque comenzó como una iniciativa estadounidense se han sumado Francia, Australia y Gran Bretaña.