Tarjeta 1 / 6

¿Qué está pasando en Siria?

El 2015 es el quinto año que Siria pelea una Guerra Civil, un conflicto que ha obligado a más de diez millones de personas huir de su hogar para buscar un refugio, y ha dejado al menos doscientos mil muertos. Hasta el 2011, Siria tenía una población de veinte millones, hoy solo la mitad permanece en el país en donde los servicios más básicos, como la electricidad, han colapsado. Siria está devastada: cerca de un millón y medio viviendas están destruidas, alrededor de cuatro mil escuelas se caen a pedazos y en las ciudades más grandes como Damasco y Alepo los bombardeos y ataques ocurren todos los días.

La Guerra Civil en Siria comenzó en el 2011 como una serie de protestas contra el gobierno del Presidente Bashar al-Assad. Las demandas de los sirios eran –entre muchas otras– prosperidad económica, y una ampliación a sus libertades políticas y civiles. El gobierno de al-Assad ordenó el uso de la fuerza para frenar las protestas lo que provocó que partidarios de la oposición usen armas para expulsar a las fuerzas de seguridad en las ciudades. Desde el 2011 el conflicto solo ha empeorado porque los grupos de oposición se han multiplicado. Las facciones son incontables, en la oposición existen milicias armadas y facciones islamistas. La multiplicidad de actores ha dificultado la posibilidad de consenso entre el gobierno y oposición.

La Guerra Civil en Siria es la crisis humanitaria más grande del siglo XXI. La ONU ha obligado a que la comunidad internacional intervenga por los crímenes de guerra que suceden a diario en el país como el uso de armamento químico hacia civiles. En el 2014, ISIS –el grupo terrorista que intenta crear un estado islámico en el Medio Oriente­- se apoderó de varias ciudades al este de Siria, lo que ha dificultado aún más llegar a una posible solución.