Tarjeta 1 / 9

¿Cómo fue la llegada del hombre a la Luna hace 46 años?

Neil Armstrong llegó a la Luna el 20 de julio de 1969 junto a Edwin Aldrin y Michael Collins a bordo de la misión Apolo 11. Este momento histórico comenzó una década atrás con experimentos e investigaciones estadounidenses mientras competían por el espacio con la Unión Soviética. La carrera a la luna comenzó casi al mismo tiempo que la Guerra Fría: el conflicto entre Estados Unidos –que simbolizaba el poder capitalista–, y la Unión Soviética –regida por el Partido Comunista, con Nikita Khrushchev a la cabeza– llevó a que, a finales de 1950, el espacio se convertiría en otro campo de batalla para estos países. Las dos partes querían demostrar sus adelantos en tecnología, su poder militar y así, su superioridad económica e ideológica. 

En la década de los sesentas ambas potencias se enfrentaron continuamente: los americanos –representados por John F. Kennedy– se proponían enviar a un hombre a la Luna y que regresara a la Tierra para finales de la década. Para hacerlo, desde 1961 a 1964, el gobierno estadounidense incrementó el presupuesto de la NASA en casi un 500 por ciento. En febrero de 1962, luego de que varios proyectos soviéticos como el lanzamiento del primer satélite artificial de la historia, Sputnik 1, o la llegada de Valentina Tereshkova-la primera mujer en viajar a la estratósfera- hayan eclipsado el poderío norteamericano, John Glenn se convirtió en el primer estadounidense en orbitar alrededor de la Tierra. Glenn recorrió la órbita terrestre durante 4 horas a bordo del Mercury-Atlas 6. 

Para finales de 1962, las bases de lo que se conocería como el programa de alunjizaje de la NASA, Apolo, estaban listas. Durante la década en la que transcurrió el programa, participaron más de 30.000 empleados de la NASA y otros 375.000 contratistas industriales y universitarios. Entre estos colaboradores, una ingeniera del Tecnológico de Massachusetts (MIT), formó parte fundamental del éxito del alunizaje en 1969. Margaret Hamilton encabezó el equipo de programadores que crearon el software para la computadora que guió el módulo del Apolo 11 hacia la luna. Hamilton creó un código anti errores que hizo que el ordenador que controlaba a la nave responda sólo a las tareas que eran indispensables para la supervivencia del equipo en caso de emergencia.  Muchos consideran que Hamilton es la tripulante número 4 de la misión por su aporte para que el Apolo 11 llegue a la Luna.

El proyecto sufrió un revés cuando los tres astronautas que participaban de la misión, Virgil Grissom, Edward White y Roger Chaffee murieron después de que su nave se incendiara durante una simulación de lanzamiento del Apolo 1 en Cabo Kennedy, el 27 de enero de 1967. En ese mismo año, el proyecto espacial soviético también tuvo problemas: la pérdida de un piloto durante el lanzamiento del proyecto Soyuz 1 y la muerte del ingeniero Serguéi Koroliov, jefe del programa espacial soviético. 

En diciembre de 1968 el Apolo 8, la primera misión espacial tripulada en órbita alrededor de la luna, despegó de las instalaciones de lanzamiento masivo de la NASA en Merritt Island, cerca de Cabo Cañaveral, Florida.  Era la primera vez que un equipo observaba el lado oculto de la Luna- dado que la luna gira alrededor de su eje y  lo hace dando una vuelta completa sobre sí misma, exactamente al mismo tiempo que da una vuelta completa alrededor de la Tierra, siempre se observa el mismo lado-. Después, vinieron las misiones del Apolo 9 y 10  que sirvieron como estudios de cálculos en la órbita lunar, pruebas de equipos y tripulación. 

Casi una década del comienzo del proyecto Apolo, el 16 de julio de 1969, los astronautas estadounidenses Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins se embarcaron en la misión espacial Apolo 11 , el primer intento de alunizaje. Después de descender con éxito el 20 de julio, Armstrong se convirtió en el primer hombre en caminar sobre la superficie de la Luna.