Tarjeta 1 / 9

¿En qué consiste el nuevo acuerdo para estabilizar la situación económica de Grecia?

El tercer paquete de rescate a Grecia se acordó en 86.000 millones de euros el 13 de julio para que el país pague parte de su deuda externa. El préstamo lo estableció el Eurogrupo –viceministros de economía o finanzas de países que forman parte de la eurozona– y el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras. Para que este acuerdo se realice, Grecia deberá cumplir con varias reformas y restricciones que fueron aprobadas por el parlamento griego el 22 de julio de 2015 con el 75% de mayoría. El país se comprometió a incrementar el IVA en bienes y servicios –restaurantes y taxis– de un 6% o 13% a un 23%.  Durante la votación en el parlamento, muchos miembros del partido del primer ministro mostraron su descontento ante este tipo de reformas.

La deuda que mantiene Grecia con varios acreedores nacionales e internacionales es tan grande como el 175% del Producto Interno Bruto (PIB) de un año. A principios de junio de 2015, Grecia se declaró en default –palabra técnica para referirse a quienes están en mora– por no cumplir con sus deudas de 1.600 millones y 455 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI). Dentro del tercer paquete de rescate, el Eurogrupo acordó un préstamo inmediato de 7.6 mil millones de euros para que Grecia pueda pagar sus deudas con el FMI y el Banco Central Europeo (BCE). El 20 de julio de 2015, Grecia pagó 4.200 millones de euros al BCE. Esto hace que ahora Grecia tenga 40.945 millones de deuda con el FMI, pero añadió aún más a su deuda con la eurozona.  

La troika –compuesta por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional– es el mayor acreedor de la deuda externa griega. Sus incentivos económicos provocan que este grupo quiera restaurar la confianza perdida en Grecia a través de reformas sobre la política fiscal del país. Este rescate es una acción política y económica por parte del Eurogrupo: muestra su confianza en el euro y crea un estímulo negativo al Grexit –la posibilidad de reemplazar el euro por una moneda propia–.