Tarjeta 7 / 12

¿Por qué muchos colombianos dicen que votarán por el no?

En una Encuesta de Opinión Nacional de Invamer Gallup, publicada por Caracol Televisión el 20 de septiembre de 2016, se determinó que el 32% de los colombianos están a favor del No. El margen de error de la encuesta está alrededor del 4,9%. Esta corriente en contra del proceso está liderada por Álvaro Uribe, expresidente y actual senador, quien durante su mandato tomó acciones en contra de las FARC e intentó negociar con la guerrilla sin éxito. Entre las disposiciones que rechaza Uribe y sus seguidores está la ‘impunidad’ que se otorgará a los miembros de la guerrilla, medida que también ha sido denunciada por Human Rights Watch.

La ciudadanía rechaza el acceso a la elegibilidad y participación política que tendrán los integrantes al tener espacio en cinco bancas del Senado y cinco en la Cámara de Representantes.  Además, no están de acuerdo con las penas privativas de libertad en lugar de sancionarlos con una prisión tradicional, y se opone al apoyo económico que recibirán los integrantes de la guerrilla: recibirán el 90% del salario mínimo —cerca de 210 dólares— por 24 meses, un aporte de poco más de 11 salarios mínimos —casi 2.750 dólares— para invertir en un emprendimiento individual o colectivo y casi 3 salarios mínimos —cerca de 685 dólares— al salir de las zonas de normalización.

Por otra parte, está también la supuesta paga de impuestos para cubrir lo que se invertirá en el posconflicto, según indicó Clara López, Ministra de Trabajo. La sugerencia de la elevación de impuestos nació a partir de la situación complicada de Colombia para cumplir con las expectativas del proceso de paz. Estos impuestos adicionales cubrirán la brecha de las inquietudes existentes que conforman la base del conflicto armado interno. Sin embargo, el 27 de septiembre de 2016 el ministro de hacienda colombiano, Mauricio Cárdenas, confirmó que la reforma tributaria se destinará a cubrir un hueco fiscal de 8.000 millones de dólares, y no se utilizará para invertir en la implementación de los acuerdos entre el gobierno colombiano y las FARC.