Tarjeta 12 / 12

¿En qué consiste el nuevo acuerdo de paz entre Colombia y las FARC?

El 12 de noviembre de 2016 en La Habana, Cuba el gobierno colombiano y las FARC firmaron un nuevo acuerdo. El presidente Juan Manuel Santos y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño firmaron el nuevo texto pero las condiciones todavía no son públicas pero aseguraron que incluyen gran parte de los reclamos de los colombianos que votaron por el no. Para esta nueva negociación, Santos llevó cerca de 400 propuestas agrupadas en 60 bloques para el nuevo acuerdo. Según diario El País, el modelo de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) se mantiene por lo que los guerrilleros no tendrán que ir a la cárcel y podrán seguir participando en política. Entre algunos cambios que se conocen están que el acuerdo delimita las reglas y áreas de restricción de libertad de los condenados. las FARC entregarán una lista con sus bienes, se garantizará que la propiedad privada no esté en peligro.

El documento que anteriormente tenía 297 páginas ahora cuenta con 310. El gobierno Colombiano asegura que el acuerdo contiene 56 de los 57 puntos de las más de 500 peticiones receptadas en el último mes. Sin embargo, fuentes consultadas por el diario El Mundo dan una aproximación de un 60% de propuestas del ‘No’ que no han sido tomadas en cuenta.

Estos son algunos de los principales puntos del nuevo acuerdo según diario El Mundo:

  1. Restricción efectiva de la libertad: Los líderes de las FARC no tendrán que cumplir prisión efectiva siempre que reconozcan la verdad en el tribunal.
  2. Participación política: El líder y los integrantes de las FARC podrán hacer política, pero su anterior financiación para el partido político se reduce en un 30% y se retira el derecho a los 16 curules en la Cámara de representantes.
  3. Justicia transicional: La Jurisdicción Especial de Paz tendrá un límite de tiempo de 10 años con un lapso de 2 años para recibir solicitudes de investigación. Se eliminan los jueces extranjeros con capacidad de decisión.
  4. Reparaciones a las víctimas: Las FARC deberán realizar un “inventario de bienes y activos” destinado a reparaciones (con el riesgo de perder el tratamiento especial de justicia si se ocultan propiedades). El perdón seguirá siendo sólo colectivo.
  5. Narcotráfico: Las FARC aportarán con información detallada sobre las redes de narcotráfico y deberán comprometerse a desvincularse de la mafia en regiones estratégicas.
  6. Fuerzas del Estado: Militares, policías y guerrilleros serán juzgados con igual severidad.
  7. Género: Se reconocerá solamente el dolor sufrido por mujeres y otras minorías, como indígenas, campesinos, etc., durante el conflicto.
  8. Reforma rural y propiedad privada:  nada de lo establecido en el acuerdo debe afectar el derecho constitucional a la propiedad privada.
  9. Coste del postconflicto: Se amplía de 10 a 15 años el plazo de implementación para reducir la presión fiscal. La inversión extranjera será fundamental.