Tarjeta 9 / 9

¿Qué ha pasado una semana después de las elecciones a Asamblea Constituyente?

Smartmatic, la empresa a cargo del sistema de votación en Venezuela ha denunciado que existió manipulación en los datos reportados por el oficialismo sobre cuántos ciudadanos se acercaron a votar. El director ejecutivo de la compañía ha dicho que la diferencia es de al menos un millón de personas. Añadió que es necesario realizar una auditoría para conocer la cantidad exacta.

En una entrevista a CNN, la exfiscal Luisa Ortega reportó que —mientras aún estaba en su cargo— había abierto una investigación en contra de cuatro rectoras del Consejo Nacional Electoral por la posible comisión de un delito relacionado a la manipulación de los datos electorales. No obstante, el sábado 5 de agosto, Ortega fue destituida por unanimidad de los miembros de la recién electa Asamblea Nacional Constituyente. Ortega fue reemplazada por el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, afín al gobierno.

En la madrugada del domingo 6 de agosto circuló un video en redes sociales donde aparecía Juan Caguaripano, excapitán de la Guardia Nacional bolivariana. En el video, Caguaripano —quien se identificó como comandante de la “Operación David Carabobo”— se declaró en rebeldía y exhortó a los comandos militares y policiales a desconocer al régimen venezolano y a sublevarse. Caguaripano también invitaba a los civiles a acercarse a los cuarteles y unirse a lo que calificó de “gesta libertadora” y aclaró que no se trataba de un golpe de Estado.

Caguaripano había sido acusado de traición a la patria y rebelión en el 2014, cuando publicó un video en el que advertía sobre un posible golpe militar. Desde esa fecha había permanecido en la clandestinidad.

En la mañana del domingo 6 de agosto, el oficialismo reportó un “ataque terrorista” en el Fuerte Paramacay, ubicado en el estado de  Carabobo. De acuerdo a la versión oficialista, un grupo de civiles —junto a un exteniente desertor— habrían sustraído armas y vestido atuendo militar para realizar el asalto. No se ha confirmado si Caguaripano fue quien lideró la agresión. Posteriormente, el ministro de Comunicación de Venezuela, Ernesto Villegas, compartió una foto en su Twitter y aseguró que ya existían 7 detenidos por el ataque al Fuerte Paramacay y explicó que había un octavo que se encontraba en el hospital. Maduro ha dicho que dos de los atacantes murieron en los enfrentamientos y el resto logró escapar pero están “siendo buscados activamente”.