Juan Jacobo Velasco

(Ecuador, 1972)

Nómade geográfico e intelectual, ecléctico y disperso. Barrabrava de causas perdidas, frugal en lo cotidiano y botarate con los amigos. Incansable buscador de libros, música, viajes, películas y la felicidad de su hijo.

El presidente del Ecuador sigue un guion prolijo para ‘descorreizar’ a su gobierno. Fiel a su perfil tan distinto del de su predecesor, el presidente no confronta directamente. Pero sus comentarios indirectos y, sobre todo, sus acciones, constituyen un parteaguas y una despedida a su antecesor con no pocas dosis de ironía. La tarea de generar un quiebre con los diez años de correísmo no es sencilla, pero hay tres elementos que serán clave para el giro de dirección que se ve en la gestión de Lenín Moreno.  
Los cambios de tono y de dirección eran previsibles desde los primeros días del gobierno de Lenín Moreno, aunque se suponía que su distanciamiento con el estilo y gestos de Rafael Correa serían paulatinos pero constantes. Sin embargo, los actos del nuevo Presidente han sido mucho más drásticos de lo esperado.
División de poderes en el Ecuador
El gran legado de Alianza País es ser juez y parte en todos los espacios institucionales de control. Las elecciones demostraron que esto debe acabar.  
No solo es el correísmo-anticorreísmo. Hay otras batallas que también definirán el voto de unas elecciones reñidas. ¿Cuáles son?
En las primeras veinticuatro horas después de las elecciones del 19 de febrero, el Ecuador ha señalado a la gran ganadora de la primera vuelta: la incertidumbre
En 2006, Rafael Correa llegó al poder con un discurso de quiebre y reivindicación que lo convirtió en el fenómeno político más exitoso de la historia reciente. Sin embargo, a diez años de gobierno, el Presidente del Ecuador parece contradecir a su versión de hace una década ¿Qué le diría el Correa de 2006 al Correa de 2017?
Carlos Pareja Yanuzelli
¿Podrán las Capayaleaks poner en peligro el poder de Alianza País?