Emilia Lloret y Ana María Buitrón

Un caravana de voluntarios llega a los albergues de los damnificados del terremoto para alegría de grandes y niños