#NoSePuedeVerificar: “Veinte mil tablets de tecnología para bachilleres para darles la herramienta de información y de trabajo”

Entrega de tablets Guayaquil
• Julio 24, 2016 •

La información exacta sobre la cifra de tablets entregadas no es pública y aún esperamos la respuesta a un pedido de información

Fotografía de Alcaldía de Guayaquil. 

El 25 de julio de 2015, durante el discurso de sesión solemne, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, dijo que entregaría veinte mil tablets a los bachilleres de la ciudad “para darles una herramienta de información y de trabajo”. La entrega de estos aparatos electrónicos es parte del proyecto Bachiller digital, un componente de Guayaquil, ciudad digital que empezó en el 2003. Según la página web del proyecto ‘Bachiller Digital’, este año 164 colegios fiscales y fiscomisionales del cantón Guayaquil deben recibir 25 mil tablets. 

La página web de Fundación Ecuador, institución a cargo del proyecto, dice que en el 2015 la entrega de tablets se programó del 3 al 7 de agosto en el Palacio de Cristal. Los únicos datos disponibles sobre las entregas de estas tablets en 2015 están en los medios: Según diario El Universo, el primer día se entregaron 4.000 tablets a los estudiantes registrados en la plataforma Web Bachiller Digital, y el resto serían entregadas en los siguientes cinco días. Para confirmar esta información, llamamos al Municipio de Guayaquil, y el coordinador del proyecto ‘Bachiller Digital’, Francesco Aycart, indicó que se entregó un total aproximado de 23 500 a 24 000 tablets, de las cuales se entregaron hasta 4000 por día, e incluso algunas después de los días establecidos. Pedimos la cifra exacta de tablets y las escuelas beneficiarias en detalle —información que debería ser pública según la Ley de Transparencia de Ecuador— y respondieron que llenemos un formulario para solicitar información pública. Seguimos a la espera de la respuesta a esta solicitud.

Sin embargo esta política municipal ha sido criticada por analistas políticos, como Isabela Romero, quien dice que la entrega de las tablets no apunta a mejorar los indicadores educativos, no es parte de un plan educativo más grande. Según Romero, el único indicador para esta entrega es el número de estudiantes beneficiarios de tablets lo que los convierte en beneficiarios de tecnología, sin un componente educativo claro.