La mitad de las mujeres asesinadas en el mundo fueron víctimas de su ex pareja o compañero sentimental

• Julio 25, 2017 •

¿Es la afirmación de la asambleísta Marcela Holguín verdadera o falsa?

Foto de Asamblea Nacional del Ecuador bajo licencia CC BY-SA 2.0

Durante la sesión 464 en el Pleno de la Asamblea, la asambleísta Marcela Holguín dijo que: “En 2012 prácticamente la mitad de las mujeres asesinadas en todo el mundo, lo fueron como consecuencia de su ex pareja o de su compañero sentimental”. La cifra de Holguín durante el debate que pretendía impulsar la creación de un Proyecto de Ley en rechazo de todas las formas de violencia contra las niñas, adolescentes y mujeres, es verdadera.

En un estudio de 2013 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) se determinó que “casi la mitad (47%) de todas las víctimas femeninas en 2012 fueron asesinadas por sus compañeros íntimos o familiares, en comparación del 6% de las víctimas masculinas”.

Según este mismo estudio, las víctimas más frecuentes de homicidio son los hombres (79%) pero en el núcleo familiar la situación cambia: son las mujeres —por su género— las víctimas más frecuentes de este delito. Es decir, mientras las mujeres son asesinadas por personas cercanas a su entorno familiar, la mayoría de hombres son asesinados por personas que ni siquiera conocen.

La Encuesta Nacional de Relaciones Familiares y Violencia de Género contra las Mujeres realizada en el 2011 del INEC (Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos) determinó que alrededor de 76% de mujeres que han sufrido violencia de género la han recibido de sus parejas o ex parejas. Aunque en Ecuador el delito de feminicidio ya está tipificado en el COIP (Código Orgánico Integral Penal) desde el 10 de febrero del 2014, las cifras no se han reducido en absoluto.Hasta el 20 de junio de 2017 se han contabilizado 80 mujeres víctimas de femicidio, de los cuales 29 casos estarían en indagación previa (investigación); 30, en instrucción fiscal (investigación del presunto delito por parte de la Fiscalía); dos, con sentencia ejecutoriada; tres, con sentencia en apelación; seis, ante tribunales. En diez casos, los acusados se suicidaron, según indica la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu).