#Impreciso: “el 60% de los ecuatorianos en condiciones de trabajar no tienen un empleo seguro”

Cynthia Viteri
Ana María López JIjón
• Septiembre 25, 2016 •

La declaración de Cynthia Viteri no es clara porque no especifica a qué grupo de la población se refiere.

Cynthia Viteri, precandidata a la presidencia del Ecuador por el Partido Social Cristiano, dijo en una entrevista a DEMOCRACIATV, que los ecuatorianos “ven en cualquier representante del gobierno su falta de empleo”. Agregó que el “candidato a la presidencia de la República será el representante de que el 60% de ecuatorianos en condiciones de trabajar no tengan un empleo seguro”. Su declaración es imprecisa porque no está claro si ese porcentaje se refiere a la Población Económicamente Activa (PEA) o la Población en Edad de Trabajar (PET). 

Si se toma en cuenta la PET —todos los ecuatorianos mayores de 15 años— la declaración de Viteri es falsa. Esto, porque según la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), para junio de 2016 habían 11.557.285 personas dentro de esta categoría, y la población que no tenía un trabajo seguro —subempleo, empleo no remunerado, otro empleo no pleno— era de 4.175.785, que representa el 36,13% de la PET. En el caso de que se incluya al desempleo en el cálculo, el porcentaje aumenta al 39,7% pero no 60% como dijo Viteri.

La PET está compuesta por la PEA —ecuatorianos que trabajan al menos una hora a la semana, que tuvieron trabajo, desempleados, subempleados— y la Población Económicamente Inactiva (PEI) —estudiantes, jubilados, rentistas, amas de casa. Por eso, para entender el empleo en el Ecuador sólo se debe considerar la PEA que, para junio de 2016, era de 7.831.981 personas. De este total, quienes no tienen un empleo seguro representan el 53,3%. Otra cifra que no concuerda con la de Viteri. Sin embargo, si se incluye al desempleo —personas que no tienen trabajo, están disponibles,  no buscan un empleo, tienen un trabajo esporádico o están esperando respuesta de un empleador— a ese monto, el porcentaje aumenta a 58,6%. 

La declaración de Viteri sigue siendo imprecisa porque no está claro a qué población se refiere para la medición que hace y no especifica si también incluye al desempleo o no en su cálculo.