El Wikileaks ecuatoriano

• Octubre 20, 2014 •

¿Puede funcionar en el país una plataforma independiente para filtrar información confidencial y procesar denuncias?

 

En Ecuador existe un portal similar a Wikileaks. Es una institución independiente, sin afiliación política, creada por la Associated Whistleblowing Press, una organización internacional dedicada a la defensa de los derechos humanos a través de la promoción de la transparencia, la libertad de información y de expresión, la filtración de documentos y el periodismo investigativo. Se llama Ecuador Transparente. La semana pasada su nombre se popularizó luego de que publicaron cables filtrados que revelaron conversaciones de miembros de la diplomacia ecuatoriana entre el 2011 y el 2012, en los que la Unión Europea amenazaba a Ecuador con eliminarlo de la lista de países que reciben ayudas arancelarias, si no firmaba el Tratado de Libre Comercio. Un miembro de Ecuador Transparente, contactado a través de su página web, contestó una serie de preguntas sobre el funcionamiento de esta plataforma.

¿Cómo opera Ecuador Transparente?

Para explicarte, debo hablar primero del proyecto filtrala.org, una de las plataformas hermanas de Ecuador Transparente en España, en el que trabajamos con miembros de una red de medios, quienes a cambio de tener acceso exclusivo al material que nos llega, difunden la información en sus versiones digitales e impresas. Para tener filtraciones, la gente tiene que conocer la iniciativa y confiar en ella. Aquí en Ecuador es muy distinto que en España porque los medios viven en un estado de paranoia constante: nadie confía en nadie y cada paso es analizado. Eso nos impidió conformar una red como habíamos hecho en otros países porque ningún medio se iba a arriesgar a formar parte de lo que el Estado podría llegar a considerar una trama en contra de ellos.

¿Y cómo van a trabajar si no es con los medios?

Hemos decidido trabajar de forma individual con ciertos periodistas, los más valientes en sus instituciones, a quienes les interesa realmente este trabajo. Ellos son intermediarios entre sus organizaciones y Ecuador Transparente. Este método nos da menos visibilidad pero más flexibilidady más seguridad en las comunicaciones.

Los periodistas valientes que mencionas ¿reciben algún tipo de capacitación?
Les enseñamos a mantener la privacidad en sus comunicaciones, usualmente su trabajo implica tratar temas delicados, ya sea con nosotros, con otros periodistas o con sus fuentes. Lastimosamente, aquí y en todo el mundo, los periodistas y activistas saben que sus comunicaciones están siendo interceptadas pero no toman pasos para protegerse. Es una lucha constante en la que muchas veces gana la pereza o la sensación de que no se puede hacer nada. Además, muchos de ellos son de otra generación y les cuesta comprender temas como la criptografía. Esas tecnologías, sin embargo, son muy accesibles y ofrecen protección contra muchos tipos de espionaje.

¿No es complicado capacitar en el uso de esas herramientas?

Hay que trabajar mucho en ese aspecto. Glenn Greenwald, el periodista que trabajó con Snowden y lleva casi una década escribiendo sobre la NSA, aprendió a usar criptografía hace menos de un año. La criptografía requiere siempre de dos partes seguras y si una de ellas no lo es o no lo acepta, no funciona. Tampoco funciona si lo que hablas en privado, luego se lo cuentas a tu colega por teléfono.

¿Cuál es su protocolo para defenderse y para defender a sus usuarios en el caso de ataques cibernéticos que busquen identificar a los denunciantes, o atacar directamente a la plataforma?

Lo que hacemos está avalado por una serie de expertos en tecnología y hackers de sombrero negro (aquellos que se dedican específicamente a romper la seguridad de los sistemas), quienes se han unido al movimiento por la transparencia a través de denuncias anónimas y que tiene mucha fuerza en Europa; tenemos un equipo técnico muy capacitado. En cuanto a tecnología, usamos Globaleaks, una plataforma de software libre donde todos pueden acceder y auditar el código fuente del programa, diseñada para recibir y enviar ficheros de forma anónima a través de la red TOR, una serie de conexiones ocultas en Internet que hace imposible rastrear el origen de una conexión.

¿Cómo funciona Globaleaks?

Globaleaks tiene una serie de desarrolladores expertos que llevan muchos años perfeccionando y ampliando el sistema para hacerlo cada vez más seguro y amigable al usuario. No ofrecemos 100% privacidad a nadie, eso no existe en Internet, pero las mayores amenazas informáticas que enfrentan periodistas y denunciantes, como la NSA, no comparten datos con Ecuador o con el gobierno ecuatoriano.

¿Qué conocimientos y herramientas necesita alguien para denunciar en Ecuador Transparente?
Desde que apareció Wikileaks, y aún más desde que Snowden salió a la luz, los desarrolladores se han esforzado al máximo para que las tecnologías que usamos sean accesibles. Nuestra plataforma de envío solo funciona en Tor, y se puede acceder a EcuadorTransparente.org desde cualquier navegador. Pero si quieres bajar información, la página web te obliga a descargar Tor que se instala en tres clics, es realmente fácil. Tor anonimiza tu conexión rebotándola a través de varios servidores en todo el mundo que están conectados de forma cifrada, de esa manera ni siquiera nosotros sabemos el origen de la información y sería muy difícil rastrear a alguien que nos la envíe.

¿Cómo verifican que los documentos enviados sean verdaderos y no estén alterados?
Esa es la cuestión más delicada del proceso y por eso mismo trabajamos con periodistas especializados. No existe una receta única, pero el proceso sí tiene una serie de pasos. Se debe hacer una investigación profunda para verificar la autenticidad de los documentos: comparar fechas y posibles malas intenciones. Antes de publicar, nos aseguramos de que los documentos sean legítimos, no adulterados ni enviados de mala fe, porque es nuestra organización la que carga con el peso legal de la publicación. A veces nos llegan cartas firmadas y selladas por la autoridad competente, lo cual facilita mucho el trabajo de verificación, en otros casos es más complicado, pero ahí es donde interviene la red de periodistas que tienen más experiencia en temas de investigación.

¿Sería una debilidad, entonces, que Ecuador no cuente con una red para ese proceso?
No, porque sí tenemos una red pero no es de medios sino de personas no visibles pero altamente motivadas. La situación peculiar del Ecuador hace que sea aún más delicado ese proceso, se lo hace con más dedicación y precaución. Sabemos los riesgos a los que nos enfrentamos, riesgos que no existen en España o Islandia.

¿Cuál es un resultado concreto que la Associated Whistleblowing Press ha generado luego de las filtraciones en plataformas similares en otros países?

Aquí tienes una lista de publicaciones hechas hasta el momento, la más notoria fue la documentación de las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos en su tratado de libre comercio denominado TTIP. En él, la UE estaba básicamente regalando servicios públicos de sus países miembros a corporaciones estadounidenses sin informar a las cientos de millones de personas que viven en la UE. En España, los documentos que publicamos llegaron hasta el congreso de diputados en manos de un grupo de oposición, y fue un importante aliciente al debate, algo que los partidos políticos dominantes (PP y PSOE) estaban evitando a toda costa. En Islandia publicamos material sobre GLITNIR, el tercer banco más grande del país antes de la crisis. Los documentos mostraban cómo ellos había sobrepasado su capacidad de endeudamiento (debt leverage) y cómo había realizado préstamos riesgosos a miembros de la dirección. Estos son los casos de mayor trascendencia, pero hay muchos otros más “pequeños” que no deben ser menospreciados. Las revelaciones no tienen por qué ser escándalos internacionales. Muchas veces el impacto a nivel local puede tener mucho más peso. Si revelamos, por ejemplo, la contaminación de un río por parte de una empresa, el pueblo que se entere tiene más posibilidades de actuar en su contra y resolver el problema que al enterarme, por ejemplo, de que EE.UU. está asesinando periodistas en Irán.

¿Hubieran publicado el video que recientemente vinculó a la agencia Ximah Digital con el manejo del fanpage El Patriota?

Es una respuesta muy delicada, primero tendría que haber pasado por todo el proceso de investigación y verificación del que hablamos. A veces puede tardar meses, dependiendo de la complejidad y naturaleza de los archivos y del contexto.

¿Han tenido acercamientos con el Estado ecuatoriano?

Hasta ahora ninguno, tampoco lo esperamos realmente. Por ahora estamos debajo del radar porque no trabajamos de forma oficial con ningún medio, no descartamos que nos estén vigilando, aunque siempre actuamos como si lo estuviesen haciendo.

¿Qué es lo más importante de Ecuador Transparente?

Ecuador atraviesa un momento histórico en el que los medios están siendo controlados cada vez más por una corriente ideológica que pervierte ambas partes de la pelea. Una herramienta de este tipo vuelve a colocar sobre la mesa lo que nosotros creemos es la motivación principal del periodismo: el hacer contrapeso del poder e investigar temas de interés público real, como malversación de fondos públicos, corrupción, temas ambientales, en lugar de qué fue lo que hizo en el jacuzzi el futbolista equis. Soy de la generación de Internet, en nuestra organización nos encanta ver gatos haciendo locuras pero creemos que los medios son formadores de públicos, y eso intentamos promover.

Si un periodista quiere ponerse en contacto con ustedes de forma segura para formar parte de su red ¿qué medios debe utilizar? ¿Aconsejarían a medios alternativos emergentes utilizar este tipo de plataformas?

Nuestro objetivo es hacer que el whistleblowing sea parte de la institución periodística, nos interesa mucho trabajar con medios emergentes y digitales, ya que los tradicionales muchas veces están restringidos, copados o tienen sus agendas ocultas. En nuestra página web hay instrucciones de varias formas de contacto seguras. Para formar parte de la red, ya se debe dar otro paso que implica la capacitación que ofrecemos a la gente con la que ya vamos a trabajar. Las personas con las que trabajamos actualmente tienen un largo historial de periodismo de investigación en el país, regido por valores y no por una ideología política.